Feliz 2017! Estoy segura de que la piel sufrió anoche y que hoy la notáis más seca y deshidratada de lo normal. Por eso, quiero compartir mi rutina de año nuevo que consiste en re-hidratar y reparar la piel. En mi caso, esta rutina de año nuevo consta de varios pasos y podría compararla con uno de esos días SPA de los que tanto me habéis oído hablar. ¿Tenéis una rutina especial para estos casos?

Hoy he tenido un día bastante liado pero no quería acabarlo sin hablar de un ingrediente que está muy de moda ahora, los probioticos. El otro día escuché a alguien decir probióticos o prebióticos, me gustaría aclarar que no son lo mismo y, por lo...

foto2 (1)   Mi madre es una persona que se cuida muchísimo la piel, sigue su rutina facial tanto por la mañana como por la noche sin saltarse un sólo día. Así tiene la piel, estupenda. Recuerdo perfectamente esos olores florales que hacían que ese momento en el que yo miraba como mi madre aplicaba sus cremas fuera especial. También recuerdo el packaging: cajas de color verde menta con letras plateadas, botes muy contorneados y tapas de color blanco. Mi madre siempre ha utilizado cosmética francesa, que no sé si tiene que ver con que tengamos familia francófona, pero había olvidado esta marca hasta que empecé a trabajar aquí, había olvidado que la marca que mi madre utilizaba se llama DARPHIN.

Una de las cosas que más me han interesado desde pequeña son las fórmulas cosméticas, ¿cuántas veces nos ha pasado que al ir a comprobar una fórmula no entendemos la mitad de los ingredientes raros que aparecen?. En este post está explicado de maravilla las partes de una fórmula y en qué consiste cada una, y en este de mi querida Raquel se ve claramente a qué grupo pertenece cada ingrediente. Yo os puedo adelantar que la mayor concentración de ingrediente se encuentra en primera posición y, por ende, la menor en la última. Existen miles de ingredientes , es imposible mencionar todos, pero os muestro un listado de algunos de los más conocidos.